lunes, 20 de diciembre de 2010

Cuando un poema se muere.

Cuando un poema se muere

escarchas de lágrimas inunda el corazón

perdiéndose la ilusión,

ya no hay estrellas


la luna ya no tiene su resplandor

las horas pasan lentas presagiando que la tinta

se acabó.

Cuando un poema agoniza se muere la inspiración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario